Par de estacazos-uno por cada banda del terreno-sonó Yordanis Samón en su segundo partido de la temporada, para ayudar a los Industriales de la Habana a recupera sus bríos y derrotar 6-4 a los combativos Elefantes de Cienfuegos

Dos jonrones de Yordanis Samón guiaron a Industriales sobre Cienfuegos

Por Boris Luis Cabrera

Par de estacazos-uno por cada banda del terreno-sonó Yordanis Samón en su segundo partido de la temporada, para ayudar a los Industriales de la Habana a recupera sus bríos y derrotar 6-4 a los combativos Elefantes de Cienfuegos.

El “Bombardero”, ese guajiro que vino del Dorado, el mismo que nunca pasó por pirámide deportiva alguna, ese que no usa guantillas ni aditamentos de protección, el que no se afecta con largos periodos de entrenamiento ni presiones psicológicas; volvió a meterse en la piel de héroe como tantas veces lo ha hecho a lo largo de su carrera deportiva.

Apenas unos minutos después de comenzado el partido, con dos compañeros en las almohadillas, golpeó fuerte una pelota por la banda derecha que fue tomando altura y sobrepasó los límites del terreno de juego, usando su lenguaje beisbolero para decirle a su fanaticada: “Ya estoy aquí”.

En el octavo episodio, cuando los anfitriones aún seguían respirándole en la nuca a los Leones en el marcador, otra vez Samón, por si alguno aún no se había enterado del regreso de sus vacaciones obligatorias; despachó su segundo bambinazo de la jornada, esta vez abriendo entrada y por la banda izquierda, para que a nadie se le ocurra nunca hacerle formaciones sabermétricas a la defensa.

Antes, los dueños de casa, que habían esperado pacientemente durante cinco capítulos que el terrible sol tropical sacara del juego al abridor Bryan Chi, quien los había mantenido todo ese tiempo en las sombras; atacaron sin piedad a los relevistas José Pablo Cuesta y Denis Quesada.  

Cuadrangular de Edwin Vassel y cohetes consecutivos de Juan Miguel Soriano y Richel López dinamitaron a Cuesta, e incogible del pequeño fenómeno César Prieto estalló a Quesada, suficiente acciones para que “El rey” tocara el botoncito imaginario que abre las compuertas secretas, y saliera corriendo del bull-pen su arma más mortífera: Andy Rodriguez.

El diestro de Guanabacoa, tal vez no estuvo dominante como en otras salidas anteriores, pero sacó los 11 outs que le restaban al partido permitiendo una anotación a la hora de recoger los bates y anotándose su primer salvamento oficial de esta joven campaña.

Con esta victoria, los azules de la capital igualan la serie particular con los cienfuegueros y se mantienen en el pelotón de vanguardia, en zona de clasificación.

Por Industriales: Samón (5-4, 4CI), Lisbán Correa (4-2), Dayron Blanco (4-2), Yhosvany Peñalver (4-2, 2B), Andrés Hernández (3-1, 1CI), Oscar Valdés (3-1, 2B), Wilfredo Aroche (4-1), Yoandry Urguellés (5-1, 1CI) y Roberto Acevedo (4-0)

Ganador: Bryan Chi (5EL, 4H, 1CL, 4K, 3BB)