César Prieto conectó un triple con dos compañeros en las almohadillas y Raicol Suárez se plantó en el box, para que los Elefantes de Cienfuegos doblegaran a los Leones de Industriales 6-4 por segunda ocasión en tres juegos

César Prieto y Cienfuegos someten a Industriales y le ganan la subserie

Por Boris Luis Cabrera

César Prieto conectó un triple con dos compañeros en las almohadillas y Raicol Suárez se plantó en el box, para que los Elefantes de Cienfuegos doblegaran a los Leones de Industriales 6-4 por segunda ocasión en tres juegos.

Con la cola entre las piernas tuvieron que abandonar los felinos de Rey Vicente Anglada el 5 de septiembre de la perla del sur dominados a su antojo por un lanzador que apenas tenía cinco victorias en sus cuatro primeras Series Nacionales.

El diestro de Cumanayagua mantuvo entre rejas las aspiraciones azules ponchando a ocho en igual cantidad de episodios sin regalar boletos y aceptando cuatro sencillos, dos de ellos en la quinta entrada cuando Yordanis Samón y el emergente Osmel Cordero lo descifraron, ayudando a marcar un par de rayitas en la pizarra.

Los anfitriones, habían pisado el home-plate tres veces en el segundo capítulo, aprovechando un momento de flaqueza del abridor capitalino Héctor Ponce, quien boleó a dos rivales y permitió cohetes de Félix Rodriguez y del inquieto César Prieto, que se combinaron con un error del jardinero derecho Yhosvani Peñalver, ensuciando un par de carreras.

El otro racimo demoledor llegó en el sexto cuando otra vez ese diablillo incansable de apellido Prieto, saludó sin respeto al relevista Denis Quesada poniendo a rodar la esférica en lo profundo del jardín central remolcando a los dos hombres que Adrián Sosa había dejado en circulación antes de irse a las duchas.

El tiro de gracia, lo disparó Luis Vicente Mateo, otra vez saludando irrespetuosamente al apagafuegos José Armando Pérez, con cañonazo impulsor.

Los Industriales, motivados por la sustitución de su verdugo del día en la novena entrada, silenciaron por unos instantes a la fanaticada presente con par de dobletes de Wilfredo Aroche y Lisbán Correa frente a los envíos de Leorisbel Sánchez y otro de Samón ante el relevista José Ozuna que además regaló un pasaporte gratis a Andrés Hernández que lo hizo estallar del montículo.

Bajo redobles de tambores y gente comiéndose las uñas en los graderíos, un jovencito de 23 años llamado Tomás La Rosa llegó corriendo del bull-pen e hizo caer con fuerza el telón de este espectáculo dominando al emergente Oscar Valdés en elevado inofensivo a la inicial, y ponchando al también sustituto “Torito” Barcelán, bajo la algarabía de la multitud.

Con esta derrota, los azules de la capital ahora comparten los puestos 8 y 9 en la tabla de posiciones y estarán viajando este miércoles hasta la más oriental de las provincias del país en busca de unos maltrechos Indios, hundidos en el sótano de la tabla de posiciones.