Los Leñadores de las Tunas les devolvieron el golpe a los Leones capitalinos y los sometieron con marcador final de 3-1, en un choque donde la arcilla del estadio Latinoamericano se convirtió en un tablero de ajedrez para ambos mentores mientras se podía respirar un aire de rivalidades en el ambiente.

No era día de fieras en el Latino, Leñadores igualan serie ante Industriales

Por Boris Luis Cabrera

Los Leñadores de las Tunas les devolvieron el golpe a los Leones capitalinos y los sometieron con marcador final de 3-1, en un choque donde la arcilla del estadio Latinoamericano se convirtió en un tablero de ajedrez para ambos mentores mientras se podía respirar un aire de rivalidades en el ambiente.

Apenas cinco imparables salieron de las muñecas de los bateadores azules en toda la tarde de este lunes, se cometieron tres pifias al campo y algunos errores mentales que no van a las hojas de anotaciones. De esta manera, con estas municiones y algunas herramientas defectuosas, es imposible vencer en el ruedo a un equipo como este, armado hasta los dientes y con el cartel de campeones nacionales resaltando en las mangas de sus chamarretas.

La tropa de Pablo Civil lo aprovechó todo, recogió del suelo la materia prima que le brindaron sus propios rivales y acudió al filo de sus hachas en el momento justo para hacer arder la hoguera donde se quemaron sin remedio las aspiraciones industrialistas.

Un cohete impulsor de Andrés Hernández en el segundo episodio inauguró el marcador pero Bryan Chi y Wilson Paredes comenzaron a colgar argollas en la pizarra, elevando tensiones y presagiando épicos desenlaces.

Fue en la sexta cuando Yordanis Alarcón sacudió el hacha y trajo a casa la carrera que igualaría las acciones para enmudecer las tribunas y ponerle un poquito de sabor oriental al desafío.

Una entrada más tarde, Anglada trató de fabricar ladrillo a ladrillo la ventaja después de un cañonazo al centro de Yoandry Urguellés: trajo un corredor sustituto y sacrificó a Oscar Valdés. Pero en la banca contraria Civil estaba más activo que nunca y se dejó llevar por sus instintos beisboleros.

Un boleto intencional a Oscar Valdés y una llamada al bull-pen para que hiciera su debut José Ángel Garcia fue una buena movida que fructificó y ese fue el momento donde los Industriales comenzaron a perder su magia.

Llegó el octavo y otra vez Alarcón, después de un combate mental con el relevista Yanieski Duardo, conectó un cepillo y se ganó la primera almohada. Benítez detrás, soltó un relámpago por tercera que Andrés no pudo atrapar y Yordan Manduley disparó metrallazo a la banda izquierda que generó la mayor polémica del partido al ser puesto out en la goma el corredor y luego declarado quieto en el replay.

Así las cosas, los Leones fueron a la carga perdiendo por una y Alberto Calderón pegó su segundo sencillo de la jornada para calmar un poco los graderíos inconformes con la decisión arbitral y llegó hasta la antesala después de dos rolatas al cuadro, pero otra vez un espíritu oriental le susurró al oído cosas al mentor de los Leñadores que casi intencionalmente transfirió a Lázaro Emilio Blanco para primera y José Ángel dominó al emergente Stayler Hernández en rolling inofensivo a segunda base.

La puntilla que terminó de cerrar el ataúd azul llegó en el noveno capítulo cuando un error en tiro del relevista Alyanser Alvarez y un pensamiento conservador de Andrés Hernández en jugada de selección, le abrieron las puertas del home-plate a la tercera carrera de los visitantes. Al final, hay quienes se apoyarán en la controvertida jugada en home para justificar derrotas, pero lo cierto es que no era día de fieras en el Coloso del Cerro y los Leñadores fueron superiores en el terreno. Nos vemos en el estadio.