Este viernes los cuatro equipos clasificados escogerán sus tres refuerzos reglamentarios y todo quedará listo para las batallas semifinales

Los Azules cierran con barriba y Camagüey será su rival de semifinales

Por Boris Luis Cabrera

Con una “limpieza general” terminaron los Leones de Industriales la fase clasificatoria de esta Serie Nacional de béisbol. Una ofensiva de 16 cañonazos y una victoria cómoda de 10-1 ante los Elefantes cienfuegueros para completar la barrida, fue el colofón de una hombrada que será recordada por mucho tiempo.

Nueve éxitos en sus últimos diez encuentros se combinaron con una debacle santiaguera para que la tropa de Rey Vicente Anglada concluyera el calendario oficial con balance de 52-38 en la cuarta plaza del torneo (empatados con matanceros y tuneros) a solo un partido de diferencia de los líderes camagüeyanos, quienes con su doble victoria de este miércoles, aseguraron el lugar de honor y serán los rivales de los azules en uno de los cruces de semifinales que comenzará el próximo tres de enero en el parque Latinoamericano en un horario aún por definir.

Por supuesto que con la motivación metida de a lleno en la banca de tercera base un resultado como este era esperado y no porque los sureños bajaran la guardia en cualquier momento ni regalaran nada en el terreno de juego. Un equipo como ese, con fibra ganadora y que tanto colorido le dio al espectáculo durante más de cuatro meses de competencia, jamás entregaría las armas hasta el último minuto y solo sería vencido por el cansancio y sus propias frustraciones.

Stayler Hernández hizo de las suyas y se fue al descanso de fin de año con otra jornada perfecta al disparar un trío de cohetes con un doble incluido en igual cantidad de oportunidades al bate con tres remolques, mientras Yhosvani Peñalver lo secundaba con tres sencillos en cinco turnos y Yordanis Samón pegaba hit y doble y se repartían entre ellos cuatro impulsadas a partes iguales.

El abridor Erlis Casanova toleró la única carrera de los visitantes en una apertura poco usual donde en apenas un par de entradas trabajadas permitió tres indiscutibles, regaló dos boletos y golpeó a un rival, para darle paso el jovencito Bryan Chi.

El diestro de 20 años y uno de los máximos ponchadores del campeonato, se llevó la séptima victoria a sus récords después de mantenerse tres capítulos en el box sin dejar que sus contrarios pisaran la goma del plato.

Otra de las buenas noticias del día fue el regreso a la nómina del espirituano Yaniesky Duardo, quien también se mantuvo tres episodios en la lomita de los suspiros sin permitir libertades para anotarse su décimo salvamento de la contienda. 

La víctima fue el capitalino Reemberto Barreto vistiendo el color verde y blanco de los cienfuegueros, al no poder controlar el ímpeto felino, quienes le marcaron cuatro rayitas en 1.2 entradas de labor.

Este viernes los cuatro equipos clasificados escogerán sus tres refuerzos reglamentarios y todo quedará listo para las batallas semifinales de post-temporada, donde los capitalinos saldrán a buscar la anhelada corona número trece que le ha sido esquiva durante una década. Nos vemos en el estadio.