Peñalver tiene la clave del éxito

Por: Aylet Morales Carmona

El comienzo de la Serie Nacional 60 supone para Yosvani Peñalver la condición de encontrarse entre los peloteros principales de Industriales debido a su rendimiento durante las anteriores campañas.

Peñalver busca este año la consagración definitoria. Foto tomada por Boris Luis Cabrera

Probar suerte, entre los jóvenes peloteros cubanos, se ha convertido en el principal destino de muchos. Al no apreciar un cupo definido en los representativos de sus lugares natales deciden trasladarse hacia otras provincias para encontrarlo en las filas de otros conjuntos. Algunos no logran el objetivo que salen a buscar, sin embargo, otros sí aciertan con el camino adecuando hacia el éxito.

Este fenómeno resulta habitual entre los atletas de la capital, pues incluirse en el equipo azul significa un gran reto. Habitualmente se trasladan a las provincias más cercanas a La Habana, siendo Artemisa y el Municipio Especial Isla de la Juventud las selecciones que más les han abierto las puertas. Este fue el caso de Yosvani Peñalver Darcourt, quien apenas contaba con 20 años en el momento de salir de casa con el propósito de hacer lo que mejor sabía: jugar al béisbol.

Aunque no fue del todo fácil estar lejos de su familia, era la mejor decisión para desarrollarse en el deporte que un día su tío, el fallecido José Modesto Darcourt, le había inculcado. Los artemiseños le dieron la oportunidad en el 2013 y se unió al municipio de San Cristóbal para participar en la Serie Provincial y allí resultó quedó campeón. De esta manera, la siguiente temporada logró integrar el equipo victorioso que participó en la Primera Serie Nacional de Béisbol Sub-23, ganada por la joven provincia.

Tomado de la cuenta oficial de twitter de Industriales de La Habana

A partir de ese momento, el escudo de los cazadores se convirtió en su estandarte y Artemisa en su segunda casa. Luego, con el inicio de la edición 54 de la Serie Nacional, Peñalver dio un nuevo paso, esta vez, sobre los terrenos de los principales parques beisboleros para jugar al más alto nivel de la pelota cubana.

Durante cuatro temporadas tuvo un notable desempeño, tanto que se adueñó espectacularmente de los jardines y un puesto privilegiado entre la alineación que defendía. Promedió un average de .276 en 614 veces al bate en los que incluye 17 imparables y 10 jonrones. Se había convertido en una pieza fundamental en el equipo, sin embargo, las ansias de regresar a su barrio en el municipio de Diez de Octubre nunca salieron de su mira.

Rey Vicente Anglada, manager azul, le convocó para formar parte de Industriales en la 58 Serie. Por fin estaba a punto de cumplir el objetivo que se propuso hacía algunos años, cuando salió de la capital a probar la suerte que muchos jóvenes giraldillos asumen constantemente.

Con el dorsal 53 en su espalda, Peñalver esperaba la oportunidad de demostrar por qué se había ganado un puesto allí y lo logró, en muy poco tiempo supo ajustarse en la plantilla de los leones y regalar buenos momentos a los seguidores del conjunto más ganador de la pelota cubana.

En esa campaña estuvo a solo diez hit de llegar al centenar, pero al parecer eso no era suficiente para él y en la siguiente hizo historia, se convirtió en el jugador 24 de los Industriales en conectar más de 100 imparables en solo una temporada. Con 27 años logró sus mejores resultados de por vida y para su satisfacción, estando en el equipo que siempre quiso estar.

Han transcurrido dos años desde que ocupa la custodia de los jardines, departamento en el cual solo cuenta con ocho errores para acumular un promedio defensivo de .947 en 4001 inning jugados. Mientras que a la ofensiva suma 209 imparables conectados, 11 cuadrangulares y 84 impulsadas para un promedio de 341.

Su rendimiento en la última serie le permitió ganarse un cupo en la preselección del equipo nacional que participaría en el Preolímpico de Arizona, de cara al evento bajo los cuatro aros a desarrollarse en Tokio, a pesar de no haber sido tenido en cuenta al principio y, finalmente ser desechado en la confección final de la nómina, injustamente.

Lo cierto es que a pocos días del comienzo de la campaña 60 Yosvani Peñalver se ha convertido en una de las principales figuras para llevar a los leones hacia el título, que tras una década de su última victoria ya sueñan con volver a subir a lo más alto del podio. En su juego espectacular radica la clave del éxito.