Las medidas que cambiarán la Serie Nacional

Por Industriales de La Habana

La 60 Serie Nacional de Béisbol llegará con restricciones para evitar el contagio de la Covid-19 ¿Serán las más aceptadas? ¿Realmente todo está listo para comenzar el espectáculo beisbolero?

Apenas unos días separan a la afición cubana del inicio de la 60 Serie Nacional de Béisbol. El pasado sábado, cuando faltaba una semana para el comienzo de la contienda, las autoridades del deporte en el país anunciaron un grupo de medidas que cambiarían la dinámica acostumbrada en estas lides.

La prohibición de público en las gradas a partir de este 12 de septiembre resultó el anuncio más debatido entre los fanáticos en las redes sociales. Por supuesto que se extrañarán el fervor experimentado dentro del campo, los gritos enardecidos y la constante polémica, pero por estos días, Cuba no se encuentra en condiciones de afrontar nuevos rebrotes de Covid-19.

Sin embargo, existen otras restricciones importantes asumidas en este complejo escenario. Evitar las muestras de afecto o cualquier tipo de contacto físico entre jugadores y preservar las acciones de desinfección siempre devienen puntos aceptados dentro de la agenda, pero los mismos dependen de algo más que solo la conciencia individual. En las intervenciones no se aclara quiénes velarán por el cumplimiento de las medidas epidemiológicas ¿Acaso habrá uniformados para rectificar las faltas de los atletas o de ello se encargarán los técnicos, árbitros o demás responsables de los conjuntos?

Tomado de la cuenta oficial de Twitter de Industriales de La Habana

Ante la aplicación de lo establecido por las autoridades destaca la ausencia de alguna regulación que exponga sanciones o medidas disciplinarias a aplicar si se inflige en faltas o incumplimientos por parte de cualquier participante. Tampoco se esclarece si en los territorios en tercera fase de recuperación post Covid será obligatorio mantener el rigor o llegarán a ser más flexibles.

Todo parece perfectamente dispuesto como para que ninguna de las figuras implicadas en la serie resulte positivo a la mortal enfermedad. Hasta el momento, sus pruebas arrojan resultados negativos y para la apertura de la temporada la realización del PCR constituye el boleto de entrada al esperado espectáculo beisbolero. De enfermarse un jugador, como se aclaró, este será ingresado a la vez que sus contactos deberán aislarse.

Sería oportuno preguntarse entonces si los conjuntos cuentan con la plantilla necesaria para suplir las bajas que se produzcan en caso de contagio y, de no ser así, qué pasará con el calendario de suspenderse una o varias subseries a consecuencia del coronavirus. Aunque es cierto que dentro de la estructura se tiene en cuenta un periodo para efectuar los juegos suspendidos, además de las lluvias habituales y la imposibilidad de efectuar juegos nocturnos, se le adiciona la nefasta pandemia.

Otra decisión cuestionable en las circunstancias actuales supone el hecho de efectuar el popular Juego de las Estrellas que podría organizarse en otro momento y no en medio de una planificación que puede sufrir varias adecuaciones, en dependencia de cómo se desarrolle en los próximos meses el escenario epidemiológico del territorio nacional.

Quizás en los venideros meses todo cambie y esperemos que para bien. Tal vez, lo que se vislumbra incierto, complicado y hasta imposible termine mejor de lo esperado. Por ahora, lo único certero es que el 12 de septiembre, a las 2:00pm, comienza la pasión. ¡A rugir leones!