¿Cómo debe alinear Industriales en la 60 Serie Nacional?

Por: Alejandro M. Abadía Torres

El inicio de la 60 Serie Nacional de Béisbol es un hecho. En solo cuestión de horas saltarán al terreno los 16 equipos contendientes, que buscarán el título de la pelota cubana. Como cada año, Industriales rugirá lo más fuerte posible para alcanzar tan anhelada meta, pero para tal aspiración, la escuadra dirigida por Guillermo Carmona deberá emplear de la forma más correcta posible su ofensiva, pues el picheo constituye una incertidumbre.

Desde Industriales de La Habana les traemos nuestra propuesta de orden al bate, al menos para los primeros juegos del calendario, basándonos en los nueve jugadores regulares anticipados por el mentor capitalino el día inaugural de la contienda: Frank Camilo Morejón, Stayler Hernández, Juan Carlos Torriente, Jorge Enrique Alomá, Wilfredo Aroche, Dayron Blanco, Alberto Calderón, Yosvani Peñalver y Lisbán Correa.

Vale señalar que esta alineación que presentamos constituye la opinión del medio Industriales de La Habana en voz de este autor y para nada pretende cuestionar las decisiones tomadas por el cuerpo de dirección del equipo más laureado de la llamada pelota revolucionaria respecto al manejo de la nómina.

Si bien el análisis de las estadísticas en el béisbol moderno brinda la posibilidad de una mejor comprensión del deporte de las bolas y los strikes, en nuestro país nos hemos rezagados en este sentido. Aunque se llevan registros de las mismas, pobre resulta su empleo en la práctica. Pocos conjuntos pueden alardear de aplicarlas de manera habitual. Repasemos entonces los numeritos de los bateadores azules llamados a empuñar frente a los Indios de Guantánamo el venidero 12 de septiembre.

Durante la Primera Fase de la 59 Serie Nacional y sin esa calidad del picheo concentrada, por ejemplo, Alberto Calderón (quien vestía los colores de los Piratas de la Isla de la Juventud) promedió para .390 de average y un OBP de .454, el mejor del seleccionado pinero. Asimismo, el ahora jardinero azul, terminó con el mejor BABIP (promedio de pelotas puestas en juego) de su escuadra con .418 en 156 comparecencias al bate. Esto gracias a 53 hits (41 sencillos, ocho dobles, dos triples y par de jonrones) conectados ¡Para primer bate no tiene precio!

En el supuesto caso que aplicásemos las concepciones adoptadas en la Major League Baseball (MLB), Lisbán Correa se pinta solo para ocupar el segundo puesto en la tanda. Con un astronómico promedio ofensivo de .408 y slugging de .708, el Billi pegó 49 indiscutibles, de ellos nueve dobletes e igual cantidad de esféricas pasaron la barda. Una salvajada de bateador que merece contar con más turnos al bate para, sumado a la capacidad de embasarse mostrada por Calderón, impulsar mayor cantidad de carreras.

Peñalver, pieza clave para los Leones

Indiscutiblemente, Yosvani Peñalver posee madera para cubrir a Correa como tercer bate. El mejor outfielder de la pasada temporada, que de forma irracional quedó fuera del Equipo Cuba, acumuló average de .321 y al terminar la Primera Fase lideró la producción de hits de los capitalinos con 52 indiscutibles, al tiempo que remolcó a 21 compañeros. Para un hipotético cuarto bate pudiéramos optar por Jorge Enrique Alomá, quien produjo 40 carreras y creó otras 16.8 anotaciones.

Tomado de la cuenta oficial de Twitter de Industriales de La Habana

Con el caso de Stayler Hernández y Juan Carlos Torriente, candidatos al quinto y sexto puestos sucede que el primero, aunque no completó tantos juegos y sus números distan muchos de su calidad como bateador, decidimos darle esa responsabilidad en el lineup a sabiendas de que como hombre proa tampoco le ha ido mal. En cuanto a Torriente, el camarero recién incorporado a la manada viene de una lesión que le alejó de los terrenos la pasada zafra, pero para nadie es un secreto que si regresa como de costumbre, puede dar pelea.

Tomado de la cuenta oficial de Twitter de Industriales de La Habana

Quizás uno de los bateadores más subvalorados de la pelota cubana en la actualidad resulte Wilfredo Aroche. Las pocas oportunidades otorgadas al tiburón de Guanabo pudieran aumentar en la nueva era de Carmona, pues Industriales necesita de su talento al bate y su condición de darla, como se dice, a la hora buena.

Para cerrar la tanda proponemos a Frank Camilo Morejón de octavo bate y Dayron Blanco de noveno, como puente perfecto entre la parte baja y alta del orden al bate. Si bien las prestaciones ofensivas del máscara giraldillo pudieran cuestionarse, su estelar capacidad para portar los arreos le otorga un puesto casi inamovible en cualquier alineación de Industriales, claro, teniendo en cuenta también al talentosísimo Oscar Valdés.