Serie Nacional, el dilema de las transmisiones y otros demonios

Por Aylet Morales Carmona

Todo está listo para la fiesta del béisbol cubano que propone un desarrollo diferente al que estamos acostumbrados, así informaron los directivos del deporte en el país.

Comienza la Serie y las incertidumbres aún son grandes

Pareciera ser una semana cualquiera, aunque para quienes se apasionan por el béisbol, significa el momento de tomar cronómetro en mano e iniciar la cuenta regresiva que tanto han esperado. Los terrenos están preparados, los árbitros listo para impartir justicia, la dirección técnica con la estrategia encaminada a ser campeones, los equipos en plena capacidad de dar lo mejor y la afición con ansias de disfrutar del espectáculo.

El 12 de septiembre está cercano, por ello, precisar detalles para el comienzo de la 60 Serie Nacional de Béisbol se hizo imprescindible para la comisión de este deporte. Ernesto Reinoso, Director Nacional de Béisbol, compareció junto a otros directivos en la Mesa Redonda para dar a conocer que trae consigo el desarrollo de la venidera campaña.

«Hemos preparado un evento emergente a la altura del momento que vive el país. Este tiempo nos ha permitido desmontar los 15 reglamentos aplicados en las últimas series, profundizando en los asuntos que no han funcionado bien. Los elementos competitivos han sido el principal debate llevado a las consultas que realizamos por todas las provincias, con el objetivo de conformar una serie más atractiva y efectiva en la preparación de los atletas», afirmó Reinoso.

¿Qué pasará a partir del 12 de septiembre?

Trasladar los primeros encuentros hacia las zonas Central y Oriental del país ha sido la decisión tomada para iniciar la temporada de béisbol. En Occidente, debido a la situación epidemiológica, solo se realizará el enfrentamiento inaugural entre Matanzas y Camagüey, campeón y subcampeón de la pasada temporada, así aseguró Carlos Martín, responsable de la 60 Serie Nacional de Béisbol.

Además, informó que la competición se basará en el sistema de todos contra todos, decisión que definitivamente aumentará los niveles de competitividad. Los juegos se distribuirán por subseries de dos y tres partidos, organizados entre los días martes, miércoles, jueves, además de los sábados y domingos. El Juego de las Estrellas está previsto para el 7 y 8 de noviembre, la etapa clasificatoria del 12 de septiembre hasta el 27 de diciembre que contará con la semana del 3 al 6 de enero para recuperar los no celebrados.

Los cuartos de finales están planificados entre el 9 y el 14 de enero, con novedades en la cantidad de lances para los pitchers, poniendo en sus manos el reto de mantenerse en una óptima forma física. Se permitirá un aumento entre cinco y 20 lanzamientos por días de descanso, con respecto a la fase de clasificación (se incrementan 15 tiros mas para cada día), haciendo una sumatoria en el quinto día de 140.

En caso de existir empates entre dos o más conjuntos antes de ir a Play Off, se decidió que se tendrá en cuenta los resultados entre los involucrados, de continuar se aplicaría la técnica de TQB, utilizada en otras ligas. De no definirse así, se apelaría al promedio de carreras limpias. Si alguno de los equipos sale del desempate, pero persiste entre otros, se aplicará el mismo procedimiento con quienes se mantengan.

Martín añadió que la oscuridad no será motivo para la suspensión de los partidos, y en caso que este fenómeno afecte la realización de alguno, se reanudará al día siguiente. Regla que podría significar en algunas ocasiones un desgaste mayor para los peloteros, ¿qué sucedería si la suspensión coincide con el último partido de la subserie?, ¿jugarán y luego saldrán hacia la carretera para enfrentarse con un nuevo rival? Sin embargo, esta norma no se aplica con la detención por lluvia, de ocurrir el partido queda sellado como lo establece el reglamento.

Será diferente, pero organizada

Una estructura ajena a la de otros años es característica a resaltar, la temporada regular contará con 75 juegos y clasificarán ocho de los 16 equipos en competencia. Mientras, los cuartos de final se desarrollarán en cinco partidos a ganar tres, donde se enfrentarán los cuatro primeros lugares con los últimos de la tabla. Siempre efectuando los juegos iniciales en casa del mejor ubicado, luego trasladarse hacia el campo rival y de ser necesario, se regresará para definir el pase a la semifinal.

Sobre los atletas que juegan en la Liga Japonesa el comisionado confirmó que tendrán la oportunidad de participar, pero, solo con sus equipos después de cumplido un mes de su estancia en la Isla. Esto dependería de cuanto avancen sus seleccionados en el certamen foráneo, en ese caso de llegar a las postrimerías, se incorporarían directamente a los cuartos de final, si la provincia a la que pertenece está presente en esa fase.

Esto significaría dejarles muy pocas opciones a dichos peloteros con respecto al campeonato. ¿Sería justo que la afición sea privada de disfrutar la calidad que ellos aportan? Grandes expectativas sobre ellos y los equipos que asumen representar, llegan a ser durante la serie uno de los principales atractivos. Entonces, ¿por qué dejarlos fuera de la fiesta besibolera?

También existen los peloteros que poseen un contrato individual en otros países. Estos podrán, una vez concluido los tramites y haber recibido la aprobación de la máxima organización, incorporarse a los entrenamientos de sus conjuntos. Opción que se extenderá hasta el momento de celebrarse el partido número 60 y esperarán hasta las jornadas (30, 60 y 74) que la institución deportiva ha previsto para ejecutar las altas y las bajas, rigiéndose a los atletas que fueron presentados en la preselección.

Novedades en el juego

Durante el encuentro también intervino Luis Daniel del Risco quien es Tesorero de la Federación Cubana de Béisbol (FCB) y Jefe de Reglas y Arbitraje. El mismo declaró que este departamento trae novedades importantes en cuanto al desarrollo de los juegos. Una de ellas es que ahora serán cinco visitas al lanzador, dos más con respecto a la serie anterior.

Reducir el tiempo del juego es una de las opciones que se propone durante esta campaña, la vía adecuada según plantea del Risco será el no permitir el acercamiento al pitcher por parte de los jugadores de cuadro, de ser así, contará como una visita. Mientras que la salida del lanzador de la lomita hacia cualquier área de alguno de sus compañeros será considerada también una visita. Es decir, que pretenden dar un nuevo ritmo a los juegos mediante reglas que seguramente traerán disímiles confusiones para los peloteros.

Otra de las adecuaciones es la inclusión de un comisario técnico, el cual servirá de apoyo a los árbitros, y tendrá a su cargo medir el tiempo. Pues contarán con 90 segundos desde que se decreta el tercer out para que los jugadores se ubiquen en su posición correspondiente, ya sea para abandonar la posición defensiva o colocarse.

El lanzador tendrá ese período para prepararse, de vencerse el minuto y medio correspondiente y no estar listo, traerá consigo la penalización de otorgar una bola en su contra. En el caso de ser el bateador quien no se encuentre en la caja de bateo comenzará su turno con un strike a favor de su rival. Medida que los preparará de cara a eventos internacionales y a su vez demandará asumir una mayor exigencia por parte de todos.

Los replay una vez más estarán incluidos, cada manager tendrá derecho a tres y mientras sea valorada a su favor no se le descontará. A ello se añade que si los árbitros creen confusa una jugada que determine el final del juego, sin importar las diferencia de carreras entre los implicados, será revisada en el video para dar una decisión aceptada.

La distancia es fundamental

Se ha hecho un esfuerzo importante por la FCB para que la nueva imagen de los equipos con los nombres de las mascotas esté lista. Además, agregó del Risco que cada conjunto cuenta con 30 bates lo cual permitirá cumplir las medidas sanitarias para el enfrentamiento a la pandemia, pues de esta forma los jugadores usarán un solo bate y evitarán el contacto con sus compañeros. Los carga bates serán los único autorizados para maniobrar con los accesorios deportivos de cada jugador que deberán depositar en una bolsa higienizada destinada para ellos.

Justamente sobre esas prevenciones precisó Francisco Montesino, Jefe de la Comisión Médica Nacional de Béisbol, quien declaró: “pensamos que habíamos tomado medidas muy duras pero la situación que presenta el país en este mes llevo a tener que mantenerlas». Por el momento no se cuenta con ningún caso positivo a la Covid-19 entre los atletas y personal de apoyo de los equipos, pero es importante cumplir con el protocolo que ha establecido la institución en los diferentes escenarios (transporte, hoteles y estadios)

Tomado de la cuenta oficial de Twitter de Industriales de La Habana

Varias son las medidas estabelecidas que deben seguir durante los partidos. En el banco no puede haber nadie ajeno a la selección, solo los atletas. Todos deben usar el nasobuco con excepción de los que estén jugando. No podrán interactuar con sus rivales mientras están en el área de juego. El bateador cuando llegue a su lugar no hablarán con el árbitro, ni el receptor, así como, no podrán saludar al coach de base y su comunicación será a través del sistema de señas establecido previamente.

La pelota no debe ser manipulada por más de tres jugadores a la defensa, el lanzador sustituto no puede recibir la bola a no ser directamente del árbitro. Las celebraciones habituales en el terreno este año serán sustituidas por un choque de los codos y los mítines quedan prohibidos dentro y fuera del banco.

Antes de viajar a cada provincia se realizarán los test rápidos y en caso de dar alterados se aplicarán PCR. Lo que traería como consecuencia un reajuste del calendario hasta que se conozca el resultado de la prueba. Por ello, aseguró Montesino, lo imprescindible que será el cuerpo médico, quienes mantendrán pesquisa y vigilancia activa dos y tres veces al día.

El público desde casa

Ante las medidas expuestas los aficionados han manifestado mediante las redes sociales sus opiniones acerca de lo que sucederá en los estadios. Sin duda alguna, la celebración de los juegos a puertas cerradas, donde no acudirá público, resulta ser la medida que más ha afectado a los seguidores del béisbol.

Ello supone una mayor cobertura de los medios de comunicación, pero, ¿podrán cumplir este reto satisfactoriamente? Según declaraciones de Roberto González, director del canal Tele Rebelde de la Televisión Cubana, durante el primer mes los aficionados verán 13 de los 16 equipos participantes. Los cuales estarán en las pantallas a las 2:00 p.m. (en vivo) y otro diferido a las 8:00 p.m.

Tomado de la cuenta oficial de Twitter de Industriales de La Habana

La afición azul disfrutará, en vivo, el clásico de la pelota cubana los días 15, 16 y 17 de septiembre, a las dos de la tarde por señal del Canal Habana. Telecentro que intentará llevar a los seguidores de los leones las incidencias de cada juego durante toda la serie. Mientras, la radio apelará al apoyo de las emisoras provinciales para trasmitir en tiempo real lo que sucederá.

Al parecer el equipo Industriales no escuchará el bullicio de su afición desde las gradas. Pero sí jugarán pensando que desde las pantallas de los televisores y atentos a las ondas radiales tendrán a un público que una vez más deposita toda la confianza sobre ellos. Un público que añora volver a ese sueño azul que desde hace diez años anhela con muchas ansias.