Guillermo Carmona pide a la afición que respete sus decisiones

Por Aylet Morales Carmona

Es inadmisible no generar polémica cuando de béisbol se trata. Cuba está colmada de apasionados por este deporte que buscan cualquier oportunidad para opinar acerca de él.

Hace muchos años el béisbol fue considerado como el deporte nacional en Cuba, y la pasión para muchos de sus habitantes. Es por ello, que es casi imposible encontrar un pedacito en esta isla donde hablar de pelota no sea sinónimo de debate y discusiones. Los aficionados viven junto a los protagonistas cada instante dentro del terreno como si estuvieran ellos.

Las jugadas o decisiones tomadas son analizadas estrictamente, porque quienes están en las gradas, tras un radio u otra vía, son públicos altamente conocedores. Lo cual les hace sentir con toda potestad de cuestionar desde lo que consideren un mal arbitraje, hasta la manera de colocarse en el cajón de bateo de un atleta. Sin embargo, la tarea es mucho más difícil si formas parte del equipo de dirección de Industriales, equipo insignia de la pelota cubana. Pues, habitualmente serás blanco para críticas tanto por detractores como fanáticos de la causa azul capitalina.

Al respecto, el actual manager del conjunto, Guillermo Carmona, declaró recientemente al reportero Boris Luis Cabrera para el semanario Tribuna de La Habana, que “el debate siempre es bueno, pero nosotros somos los que estamos aquí y sabemos las interioridades del equipo”. Algo con lo que la mayoría, seguramente, estará de acuerdo.

Ellos son los elegidos para designar que es lo adecuado para la selección. Porque como el propio Carmona comentó, más adelante, son un grupo de entrenadores destinados a resolver las situaciones dentro del equipo que los aficionados por estar ajenos no pueden hacer.

Pero tomando sus mismas palabras, es imposible para el público conocer lo sucedido en el interior de la nave azul, y sus comentarios son generados por lo percibido. No estar al corriente del estado de cada atleta o de cualquier circunstancia que involucre al equipo, es la causa evidente de que cada decisión parezca sin sentido para los espectadores del deporte de las bolas y los strikes.

Las lesiones han sido un factor presente en el poco tiempo transcurrido de la actual campaña beisbolera, y ha propiciado constantes cambios en la alineación de los leones. Según el directivo pocos saben que las ausencias de Jorge L. Barcelán y Frank Herrera, se deben a molestias en uno de los gemelos y fatiga en su brazo de lanzar, respectivamente. Además, informó que Dayron Blanco y Wilfredo Aroche están a la espera de los resultados de los ultrasonidos que será decisorio en su presencia para próximas jornadas.

El desconocimiento de la afición quizás se deba a la inexistencia de una plataforma encargada de gestionar estos asuntos o de un espacio donde cada equipo pueda ofrecer este tipo de cuestiones. Pero, es evidente que sus criterios siempre se adecuan a la información recibida, generalmente llegadas a través de vías poco confiables.

Muy acertado resulta pedir respeto hacia las gestiones realizadas por el alto mando de los azules, aunque más conveniente resulta estar preparado para recibir toda crítica por parte de los seguidores. Esos a los que va destinado el espectáculo y son los únicos capaces de lograr que el béisbol cubano siga siendo la mayor pasión de nuestra isla.

Artículos relacionados: