Andy Rodríguez, el cañón de Industriales

Por: Aylet Morales

Dominar sobre la lomita de los azules constituye su misión desde su llegada, disparar a la máxima potencia es su principal característica para derrocar a sus contrincantes.

Hace tres años, al montículo del estadio Latinoamericano sube un cañón dispuesto a aniquilar a cada rival que se interponga en su camino. Llegó desde Guanabacoa para disparar a una velocidad envidiable y convertirse en el cerrador estrella de los Industriales y la pelota cubana. Su nombre, Andy Rodríguez Valdés y a sus 21 años es considerado uno de los mejores prospectos de la ínsula.

Su talento le ha llevado en muy poco tiempo a posicionarse en el centro de mira de los conocedores y seguidores de este deporte. Un repertorio basado en la slider, el cambio, la curva, acompañado del control y la exorbitante rapidez de sus lanzamientos, poco común en el béisbol nacional, son sus principales armas para apoyar al equipo que representa.

Antes de llegar a Series Nacionales en 2017 su actuación en categorías inferiores fue destacada. Participó en los campeonatos dedicados a menores de 23 años con la selección de la capital, con la cual logró ser campeón en la segunda edición del certamen. A partir de ese momento enfocó su carrera deportiva en hacer historia al máximo nivel cubano.

Durante su primera campaña, la número 57, tuvo 30 participaciones sobre la lomita todas como relevista. Logró un promedio de carreras limpias de 4.71 en un total de 86 entradas lanzadas, estadísticas que le permitieron ganarse la confianza del alto mando azul y ser valorado como el encargado de asegurar o conseguir la victoria.

En las temporadas posteriores fue muy importante en muchos de los triunfos de los leones, a tal punto que en la edición 59 intervino en 25, con un balance de 8 sonrisas y 17 juegos salvados. Misión que confesó en una ocasión era la que más le gustaba cumplir. Al parecer salir al terreno cuando el juego está “caliente” para apagar el fuego rival, es su especialidad.

Su maestría para concluir positivamente los partidos le colocaron dentro de la plantilla del Premier 12 y en el mes de marzo asistió al Torneo Panamericano de la categoría sub 23, celebrado en Nicaragua y Honduras. En ese certamen alcanzaron el segundo lugar y Andy colaboró de manera muy activa en el resultado del conjunto nacional, el cual augura un futuro prometedor para el béisbol cubano

Luego de esas presentaciones internacionales, Andy se dio a conocer ante el mundo y su talento fue considerado por ligas foráneas. Como es el caso del equipo mexicano los Piratas de Campeche que contrataron los servicios del derecho capitalino para la temporada que comenzaría en abril de 2020. Sin embargo, la llegada de la pandemia provocada por la Covid-19, evitó concretar esta gran oportunidad.

El joven pelotero tuvo que quedarse en casa como el resto del mundo, pero esto no significó que descuidara su forma física, algo que ha demostrado desde el inicio de la actual serie. Su equipo lleva buen ritmo en cuanto a juegos ganados y en esto él ha tenido mucho que ver, por lo cual fue elegido como el más valioso (MVP) durante la semana comprendida del 19 al 24 de septiembre.

En lo que va de partidos disputados “el cañón de Guanabacoa” se exhibe como líder en el departamento de encuentros ganados, con un total de seis. Cifra que de acuerdo con la estrategia trazada por la dirección azul debe aumentar en la medida que avance la campaña 60 y de esta manera, seguir coleccionando inolvidables momentos a su joven carrera en el deporte de las bolas y los strikes.