Industriales caen en la trampa de los Cazadores y se arriman a la zona roja de la tabla

Por Aylet Morales

Durante este fin de semana de visita en Artemisa los Leones cedieron escaños en la tabla de posiciones y se acercan inesperadamente a los puestos límites para la clasificación.

Este fin de semana en el estadio 26 de Julio los Leones capitalinos comprobaron aquello de que “no hay rival pequeño” y menos si de la 60 Serie Nacional de Béisbol se trata. Lo sucedido en tierra de Cazadores fue un resultado que pocos pudieron pronosticar, pues, la escasa producción ofensiva y efectividad de los lanzadores sobre la lomita de los azules trajeron como consecuencia alejarse de la pugna por los primeros lugares de la contienda.

Los discípulos de Guillermo Carmona protagonizaron en la jornada sabatina uno de los partidos de menor duración, con una hora y 40 minutos, en la actual temporada. Al montículo se subió José Pablo Cuesta, quien a pesar de lanzar ocho entradas completas se agenció su primera derrota (3 – 1). Permitió siete imparables y dos carreras, las cuales fueron suficientes para que los artemiseños dejaran al campo a la novena visitante.

Box Score 17/10

El jardinero Yoan Moreno se convirtió en el héroe de ese primer encuentro, al ser el impulsor de ambas carreras, con una actuación de dos hits en tres turnos al bate, uno de ellos de jonrón. Mientras, el novato lanzador Laidel Torres tuvo una destacada salida, solo admitió cuatro imparables en ocho capítulos y logró, con ayuda del veterano salvador José Ángel García, su segunda victoria.

Los toleteros capitalinos obtuvieron de esta manera la primera lechada del campeonato. Sus bates solo encontraron la bola esporádicamente y les fue imposible hacer sólidas conexiones en circunstancias importantes para lograr alcanzar la discreta diferencia de carreras impuestas por sus rivales.

Sin embargo, la racha perdedera, ahora con tres juegos consecutivos, continúo al volver a ceder en el segundo partido frente a los Cazadores artemiseños. En esta ocasión solo pudieron arrancarle al pitcheo par de anotaciones, acciones en las que Yoassán Guillén fue el único león que salvó la honrilla con una salida perfecta (4 – 4), de ellos un doblete. Los impulsores fueron el tercera base Wilfredo Aroche y el jardinero Dayron Blanco.

Box Score 18/10

El lanzador abridor por los Industriales fue el derecho Pavel Hernández, pero duró poco tiempo en la lomita (3 inning y 2/3), empero de propinar cuatro ponches, le conectaron cinco hits y cuatro llegaron a la base por mediación de boletos. En su lugar colocaron a Héctor Ponce, quien solo pudo controlar dos entradas antes de ceder su posición al matador Andy Rodríguez, el cual tuvo la peor de sus salidas. Pues, a causa del descontrol, poco habitual en él, regaló dos boletos de libre tránsito y no pudo evitar que anotaran la quinta carrera.

La visita de los Leones a Artemisa dejó un sin sabor con respecto a lo muchos tenían previsto. Al poder enfrentar a uno de los equipos que figuran en los últimos puestos de la tabla de posiciones, suponía asegurar par de victorias ante los lanzadores con los números más discretos de la temporada. Las consecuencias de este fin de semana, y de esta racha perdedora, ha sido el desplazamiento al séptimo lugar con un balance de 16 victorias y 11 derrotas.

Carmona y su cuerpo de dirección, tendrán que realizar importantes cambios de cara a los próximos encuentros. A favor tiene que regresan a casa, el Coloso del Cerro les recibirá para brindarles el confort. En contra que serán tres suberies definitorias en su avance en la temporada, los Leopardos villaclarellos, Leñadores tuneros y Toros camagüeyanos llegarán para buscar no salir de la zona de clasificación, subir hacia los escaños principales y mantenerse a la cabeza del campeonato, respectivamente.

Una gran semana se avecina para la manada capitalina, a ellos solo les resta recuperar la fortaleza que han mostrado desde los inicios, lograr una estabilidad en el staff de pitcheo y que los bates vuelvan a sonar muy fuertes cuando se encuentren con la bola. Porque ya es momento de volver a escuchar el rugir Leones.