Carmona dice basta: Respeten a Industriales

Por: Alejandro M. Abadía Torres

Ante un pobre resultado deportivo, la solución no puede radicar en emprenderla a ofensas con los peloteros.

Durante estos días de pandemia, en los que la polémica típica de estadios y peñas beisboleras se ha mudado, por así decirlo, a las redes sociales, centenares de aficionados a la pelota realizan sus comentarios, reflejan opiniones y defienden a sus equipos a capa y espada desde estas plataformas digitales, principalmente desde Facebook. Hasta ahí todo marcha perfectamente.

Sin embargo, no pocos resultan quienes lanzan a más de noventa millas las más feroces ofensas e injurias hacia atletas, directivos, árbitros o periodistas. Algunos quedan al campo como críticas constructivas, pero otros, pretendiendo poseer una autoridad, blasfeman a diestra y siniestra más allá de lo permisible.

Dentro de toda esta vorágine mediática, negativa en muchos casos, no escapa el equipo Industriales, víctima de insultos, desprecios y todo tipo de opiniones negativas, sobre todo en los últimos días, donde el conjunto ha caído derrotado en reiteradas ocasiones.

Sobre este aspecto, el mentor de la selección azul, Guillermo Carmona, pidió mesura durante la conferencia de prensa ofrecida al término de la subserie ante los Cachorros de Holguín y que fue amplificada por la emisora Radio COCO. Asimismo, el mánager de los leones alertó que sus peloteros son tan seres humanos como nosotros, dotados de defectos y virtudes como cualquier persona, pero no por ello deben soportar este tipo de humillaciones públicas.

Cabe preguntarnos hasta dónde ha de llegar un ser humano en su fanatismo cegador, al punto de ofender y blasfemar injustamente a su “propio equipo”. Cierto es que Industriales no marcha bien, pero no por ello debemos tirar la toalla y echar a morir un campeonato que aún no termina, de hecho, a falta de 28 partidos, cualquier cosa puede suceder, máxime cuando paulatinamente se irán incorporando los jugadores lesionados.

Esta no es la primera y tampoco será la última ocasión en la que un equipo Industriales exhiba resultados negativos. La diferencia radica en seguir confiando, confiar hasta el final. Quien ha estado cerca del dogout comprende que el ánimo del conjunto se mantiene en alza, con alegría y confianza en la victoria día a día. Por eso sigamos apoyando al equipo insigne de la pelota cubana, y a cualquier otro, con el respeto y admiración que merecen sus integrantes ¡A rugir leones!