Yadel Martí, un grande desde el montículo

Por: Aylet Morales

Entre los más grandes lanzadores que tuvo el equipo Industriales destaca la figura de Yadel Martí, poseedor méritos sobrados en ese departamento de juego.

Perfil estadístico de Yadel Martí

Cuando se habla de la historia del béisbol cubano, particularmente de los lanzadores, resulta necesario incluir a Yadel Martí Carrillo, quien fuera uno de los lanzadores más destacados de la capital. Desde su debut, en la temporada 1997-1998 con los Metropolitanos, pudo convertirse en la seguridad personificada de los equipos a los cuales representó.

Yadel estuvo presente en diez Series Nacionales con los equipos habaneros, pero sin dudas, fue en Industriales donde más notoriedad alcanzó. Integrando sus filas alcanzó, en 1006,0 entradas lanzadas, un total 73 victorias y 43 descalabros. Además, pudo salvar 41 encuentros y lograr un promedio de carreras limpias de 3,20.

En Cuba no había conocedor del deporte de las bolas y los strikes que no le mencionara como uno de los grandes protagonistas de nuestro béisbol. Esto se debe a que, Yadel Martí se caracterizó por saber dominar partidos cargados de controversias y emociones. Al punto de incluirse en la Selección Nacional en el año 2002 para participar en el torneo Grandes Forth en Canadá.

En 2006, por su soberbia participación en el I Clásico Mundial de Béisbol, fue elegido dentro del Team All Stars. También participó en el evento de Rotterdam en Holanda y en el Mundial de Taipei de China en el 2007.

Al siguiente año decidió abandonar el país para desarrollarse en ligas foráneas. Teniendo una actuación singular dentro de la organización de los Atlético de Oakland. Luego de su retiro dedicó su vida a gestionar la carrera deportiva de algunos atletas, entre ellos varios cubanos.

Sin dudas, Yadel Martí tuvo una trayectoria envidiable dentro del más alto nivel del béisbol cubano. Supo encontrar un lugar para brillar en momentos que la exigencia en los terrenos era el máximo y erigirse como un grande desde el montículo.