Ofensiva azul: ¿culpable del adiós?

Cada equipo participante en la Serie Nacional de Béisbol lucha por un objetivo, el de ser campeón. Sin embargo el camino hacia la coronación muchas veces resulta complicado, sobre todo si se trata de Industriales de La Habana.

Pocos días han pasado desde que los Industriales dijeron adiós a la 60 Serie Nacional de Béisbol. En un Play Off donde les correspondió hacerle frente a la selección de Granma, cedieron en el quinto juego ante un pitcheo que mostró gran fortaleza.

Durante esta etapa fueron evidentes las deficiencias arrastradas de la fase anterior. El bullpen fue su talón de Aquiles, no pudieron soportar la potencia de los bates alazanes y significó la causa fundamental para dejar ir el boleto hacia las semifinales.
Situación que puso sobre la balanza el mayor peso hacia la ofensiva de los capitalinos. Misión que al parecer supuso todo un reto a cumplir, porque no lograron concretar jugadas en momentos importantes y/o decisivos.

Aunque las estadísticas de los partidos muestran paridad en la mayoría de los departamentos, el resultado final fue desfavorable para la tropa de Guillermo Carmona. Equipo que fue superior en cuanto a cantidad de hits conectados (44), average de bateo (.259) y total de bases ocupadas (56). Datos que sin dudas, dejan al descubierto los errores cometidos, quizás en la estrategia utilizada tanto en las jugadas sobre el terreno como en los entrenamientos.

Los fallos fueron costosos, más, si se tiene en cuenta que la principal esperanza recaía sobre los bates azules. Los cuales se mostraron disminuidos por el efectivo trabajo de los lanzadores Lázaro Blanco, César García y Leandro Martínez, entre los más significativos que en 30.2 entradas acumularon un total de 15 ponches (solo entre ellos).

Mucho para desear dejó el desempeño de figuras claves como lo es el líder impulsor y jonronero de la vigente temporada, Lisbán Correa. A pesar de aumentar su cifra en ese apartado, no pudo marcar la diferencia que muchos esperaban, con apenas cuatro imparables en 18 oportunidades para un discreto AVE de .222, trajo una carrera y anotó la misma cantidad.

Cada partido significó un escenario distinto, la mayor carga ofensiva recayó durante los cinco encuentros en jugadores diversos. Ejemplo de ello fue el jardinero Alberto Calderón, quien se vistió de héroe en el partido inicial y posteriormente vio sus números decaer de forma acelerada, para concluir el Play Off con un promedio de bateo de .190 en 21 visitas al home.

Como ellos, también hizo falta el batazo de Estayler Hernández en el momento necesario para marcar carreras. Aunque no se puede negar que en comparación con el resto de sus compañeros, fue de lo mejor que mostraron los capitalinos en las inmediaciones del estadio José Antonio Huelga.

Además, vale la pena destacar la actuación de otros jugadores como Wilfredo Aroche, del cual no todos esperábamos una participación estable con el madero. Fue de los pocos que supo imponerse ante los Alazanes y teniendo solo por delante al capitán azul (8), se afianzó en el segundo puesto de los jugadores que más conexiones pegaron (6).
De manera general los Leones no estuvieron muy lejanos, en el departamento ofensivo, de sus rivales ¿Qué faltó? pues, seguridad al empuñar los bates.

Contradictoriamente su ineficacia fue ante lanzadores derechos, como Blanco y García, lo que resulta poco usual para esta alineación minada de jugadores zurdos con buen tacto para encontrar la bola. Sin embargo, ante los envíos de Leandro Martínez (z) tuvieron un desempeño relevante, con 11 imparables, cinco carreras limpias para un average de .306 durante nueve inning y un tercio que estuvo sobre el montículo.

Lo cierto es que, cinco juegos fueron necesarios para eliminar a los Leones de la presente edición de la pelota cubana. Pero, esos cinco juegos, también, fueron los suficientes para reafirmar lo inestable (obviamente con sus matices positivos para destacar) que fue la participación azul desde el inicio. Ahora solo les resta esperar por la ceremonia de refuerzos para conocer a cuántos de ellos volveremos a ver sobre los terrenos antes de que finalice el campeonato.

Por Aylet Morales