Lo historia de un playoff a la inversa

La maquinaria azul no pudo llevarse la victoria frente al combinado granmense, pero hubo varios leones con un rendimiento efectivo
Antes de empezar los desafíos entre Granma e Industriales, la mayoría de seguidores del beisbol que se practica en Cuba, vaticinaban unos cuartos de final donde la ofensiva sería la principal protagonista. Pero como el deporte es impredecible, el pitcheo fue el que dijo presente en estos juegos de postemporada.

Los lanzadores azules hicieron la tarea frente a una batería que a todas luces parece una de las más poderosas del torneo, al punto de convertir a Alfredo Despaigne en el atleta que más ponches se ha tomado en lo que va de playoff. Pero no solo esto logró minimizar la producción de carreras de los Alazanes a solo 3.2 por juego (16 carreras en 5 partidos).

Uno de los principales artífices de esta gran labor monticular fue Brian Chi, encargado de abrir el primer y cuarto encuentro. Chi salió seguro a enfrentar a los jugadores orientales. Los dominó hasta la parte baja del 5to inning dónde les hicieron dos carreras y así le empataban el juego y se esfumaba su oportunidad de anotarse la victoria.
Pero el trabajo de Brian no fue en vano y Juan Xavier Peñalver supo aguantar la batería de Granma, hasta qué llegó Andy Rodríguez en la parte baja del noveno y finalmente fue el que se llevó el juego ganado, con una excelente actuación también. Pero las buenas prestaciones del número 22 azul no terminarían en ese primer juego, y cuando el equipo estaba contra la pared se llevó el triunfo para la manada y forzó un quinto partido. Simplemente brillante el descendiente de asiáticos y es uno de los potenciales refuerzos de esta Serie.

Pavel Hernández Bruce frente a Alfredo Despaigne. Foto tomada de ACN.

Destacar también las actuaciones Maykel Taylor y de Pavel Hernández. El primero supo dominar a gran parte de sus rivales con facilidad y aunque se complicó en la mayoría de las entradas, por el descontrol, salió con grandes prestaciones de estos duelos. Y Pavel la suerte no lo ayudó y a veces los números pueden ser fríos y aunque cargó con 2 derrotas a su cuenta no son reprochables sus incursiones, solo permitió 3 vueltas al plato.

Y es en realidad inconcebible pensar qué un cuerpo de serpentineros de Industriales se iba a presentar en tan buen estado de forma. Pero lo que fue aún más impensable fue el dominio de los pitchers de Granma sobre los bates de la Nave Azul, ahí estuvo la clave de la derrota del conjunto dirigido por Guillermo Carmona.

Pero siempre hubo héroes en la manada que empujaron hasta lograr un quinto juego. Alberto Calderón fue de los más destacados, disparó un vuela cercas en solitario a la hora de recoger los bates en el primer juego. Además siempre trató de meterse en conteo y ganar al menos una base, incluso en el segundo desafío en el qué Lázaro Blanco le propinó lechada a los Leones, este conectó un hit.

Alberto Calderón fue influyente en las victorias de Industriales. Foto tomada de ACN

Otro que destacó sobre todo por su jonrón abriendo el cuarto partido fue Lisbán Correa que solo había pegado un jit antes de ese desafío y este batazo significó todo un envión anímico para el equipo de la capital y el punto de partida para un juego dónde la maquinaria azul si carburó como nos tenía acostumbrados durante todo el transcurso de la fase clasificatoria.

Juan Carlos Torrientes llegó a la cifra de 1000 hits en Series Nacionales. Foto tomada de ACN

Las felicitaciones desde Industriales de La Habana para Juan Carlos Torriente quién llegó a la cifra de mil jits en series nacionales en el quinto y último “combate”. También destacar un hombre qué quizás con el bate en la mano no destacó tanto cómo con el guante: Andrés Hernández, quién fue clave en el primer éxito, realizando dos fildeos espectaculares que representaban carreras granmenses.

Por: Gianluka Hernández León