Orlando Rodríguez, el camino de Cincinnati a Illinois

El lanzador habanero Orlando Rodríguez, exintegrante de la plantilla de Liga Menor de los Rojos de Cincinnati, fue contratado por el club Schaumburg Boomers, del circuito independiente Frontier League (Liga Fronteriza) en Estados Unidos.

Como apunta el sitio web Cubalite, el contrato del serpentinero cubano se materializó el pasado 27 de febrero con los Boomers, club con sede en el estado de Illinois. Este equipo fundado en 2011 se alzó con tres campeonatos de liga, en 2013, 2014 y 2017. Rodríguez trabajó con ellos en la edición de 2019, donde en 13 entradas y un tercio permitió nueve imparables, tres carreras limpias y un jonrón. Propinó seis bases por bolas y 12 ponches para un promedio de carreras limpias (PCL) de 2.03.

Luego, por la extensión del contrato con el elenco de Cincinnati, participó en 10 desafíos del nivel Roockie, ocho de estos como abridor. Sus decisiones fueron tres derrotas sin victorias y registró un PCL de 4,42 en 36 y dos tercios de inning. A la vez, retiró a 49 adversarios por la vía del ponche y otorgó 15 boletos.

La organización prescindió de sus servicios a partir de junio de 2020. Inmediatamente se incorporó a los Sugar Land Lightning Sloths, miembros de la Constellation Energy League; certamen que operó a partir del mes de julio en Texas, como una alternativa para los jugadores de Ligas Menores, ante las limitaciones de viajes que impuso la pandemia de Covid-19. Sus números allí fueron relativamente discretos, con un triunfo y tres tropiezos.

Sus actuaciones más significativas en el béisbol de Estados Unidos ocurrieron durante su paso por la Universidad de St. Thomas, desde 2017 hasta 2019. Allí ganó en 27 ocasiones y destacó por sus 262 ponches. En la campaña intermedia, la de 2018, lanzó 98.1 entradas y ganó 14 partidos, por lo que quedó segundo en este departamento a nivel nacional.

Ahora tiene una segunda oportunidad para desempeñarse en la Liga Fronteriza, nuevamente con los Boomers. El cubano posee las condiciones para contribuir a la cuarta conquista del equipo que integra. Y, ¿quién sabe? Quizás algún día se le vea defender la lomita, en una franquicia de las Mayores.

Por: Boris Luis Leiva Padrón