ENTRE RECUERDOS Y LÁGRIMAS: Una carta a Frank Camilo

No podía creer semejante oprobio. Pensé que era falso e incluso me asusté