Roberto Carlos Ramírez pelotero de Industriales

Roberto Carlos Ramírez: “En Industriales nunca me consideraron”

Por: Embarek Miguel El-Bah Valdés

El otrora torpedero de los equipos de la capital cubana, Roberto Carlos Ramírez Puente tuvo un inicio de carrera complicado y se abrió camino con empuje y mucha garra. Situaciones ajenas a su voluntad propiciaron un arranque lento y doloroso para él.

Muchas veces tener talento no garantiza convertirse en estrella, mucho menos si de béisbol se trata. Este fue el caso de Roberto Carlos Ramírez Puente, un pelotero que, a pesar de su excelente rendimiento en las series provinciales, no contó con el respaldo de los directivos de los equipos en que se desempeñó dentro de las Series Nacionales.

Lamentablemente, poco antes de su soñando debut con los Industriales falleció su madre. Esto, unido a la poca actividad en el terreno de juego influyeron de forma negativa en su progreso. Pudo ascender al máximo evento del béisbol cubano luego de alcanzar buen average ofensivo y defensivo en la Liga de Desarrollo, representando a Capitalinos.

A su llegada, Rey Vicente Anglada se encontraba al frente conjunto azul y en opinión del oriundo de Plaza de la Revolución la dirección de los “Leones” no actuó en consecuencia con las dificultades lógicas por las que estaba atravesando en ese momento. Tras cometer dos errores y acumular doce turnos, nunca de forma consecutiva, fue enviado a la reserva.

En el siguiente campeonato, Ramírez pasó a formar parte de los Metropolitanos, donde también tuvo dificultades con el cuerpo técnico que dirigía el ex segunda base, Juan Padilla. Un comienzo titubeante producto de una lesión complicó aún más las cosas en un año que resultó enrevesado, pero que en sus palabras terminó mejor comparado con el inicio de contienda.

En la temporada 2006-2007 no fue tenido en cuenta por ninguno de los dos equipos, no estuvo al nivel esperado, aunque sí mostró una la calidad superior a la de algunos de los beisbolistas que formaban parte de la nómina, según sus declaraciones al sitio Swing Completo.

Tal situación motivó a quien tenía incorporado en su genética el amor por los Leones, al igual que su tío, Rodolfo Puente, a realizar una exhaustiva preparación de la mano de otro ex torpedero, Tony González, y así regresar al equipo de los Industriales, nuevamente con Anglada durante la campaña 2007-2008.

Ramírez contó a Swing Completo que en una subserie contra Sancti Spíritus recibió la oportunidad y las cosas le salieron bien, fue aclamado por el público y eso despertó a la dirección del equipo que “recién descubría que él también podía aportar a la causa”. Roberto Carlos alega que palpó la falta de confianza hacia su persona y que recibió mucho menos que lo aportado a sus azules.

A partir del 2009 se logró establecer y comenzó la mejor época de quien emigró del país tres años después. Fueron muchas las dificultades vividas por Ramírez, un pelotero que a pesar del talento y su rebeldía innata pudo rendir mucho mejor en el mayor espectáculo deportivo dentro de nuestras fronteras.