Pase lo que pase, quede en el camino, llegue a la postemporada, gane el campeonato o incluso coronándose en la Serie del Caribe no habrá argumentos para convencerlo

Anglada: «no voy a dirigir más béisbol en Cuba»

En entrevista para el periódico Trabajadores Rey Vicente Anglada comentó que recuerda felizmente su trabajo en las categorías inferiores, expresó que ojalá los peloteros mayores mostraran la vergüenza deportiva de los más pequeños, quienes con lágrimas reciben la derrota.

Confesó también, quien fue director de Industriales, cuál resultó su título favorito de los tres logrados con la nave azul. “(…) Me quedó con el segundo, porque perdimos a Kendry y Cañizares en el juego 30, Javier (Méndez) se había retirado y prácticamente nadie nos daba como campeones. Pero los muchachos asumieron y se comportaron con una responsabilidad grandísima”.

 En la entrevista realizada por el periodista Joel García, habló además de la importancia de la comunicación con los peloteros y la necesidad de que estos lo vean como un compañero más al que puedan acudir en cualquier situación. “Soy muy querido por mis amigos, sin embargo, mal mirado por los rivales. Y sí, es verdad, yo se los decía a los peloteros que en el juego no hay saludos ni nada porque somos contrarios. Luego si tú quieres nos tomamos una botella, pero dentro del terreno no. Eso fue lo que me enseñaron”.

Dirigió 6 años en Panamá y resaltó que a pesar de que el béisbol en ese país tiene menos calidad que el cubano sí se juega con mayor intensidad. “Hay diferencias por ejemplo en el tema de refuerzo. Aquí hay quienes no se entregan cuando va para un equipo, allá todos se entregan porque es su dinero el que está en juego”.

Cuestionado sobre si la pelota cubana está en crisis responde que no y pone como ejemplo el protagonismo cubano en una liga tan fuerte como la MLB. “Me gustan los 90 juegos en la Serie Nacional porque mientras más tu juegues mejor vas a ser. También estoy de acuerdo con una Selectiva o Liga Cubana. (…) Hay que hacer una serie para concentrar calidad”.

“ (…) Al terminar les dije a las autoridades que buscaran otro director. A nadie le gusta perder, pero caímos de una manera denigrante. Soy un tipo que tengo vergüenza, ese día que perdimos ni almorcé, ni merendé ni nada. No quería ni cobrar el estipendio porque tenía pena con mi gente, con mi pueblo”. Comentó sobre lo sucedido en los Panamericanos de Lima 2019.

Explica también que los aficionados al béisbol en Cuba deben tener respeto por los peloteros y todos los vinculados a un equipo de pelota, “cuando perdíamos mi hija no podía ir a la escuela porque le decían cosas. Y eso no está correcto”. Con los ojos aguados terminó diciendo: “Yo no voy a dirigir más béisbol en Cuba”.

Así concluyó la entrevista quien en su primera experiencia jugando de titular solo bateó poco por encima del .200 aunque a la defensiva brilló. En su próxima Serie se dio a la tarea de mejorar madero en mano y promedió para .353, una cuantiosa mejoría y que al final de su carrera fue considerado uno de los mejores segundas bases de la historia beisbolera cubana.

Con información de Trabajadores

Por: Embarek Miguel El-Bah Valdés