El Latino, su pantalla y el espectáculo que no existe

El 6 de agosto de 2018 el periodista deportivo Carlos Alberto Hernández Luján subió a su cuenta oficial de Facebook imágenes de la pantalla Samsung que animaría el Latinoamericano a partir de ese entonces. A días de empezar la Serie Nacional de Béisbol (SNB) número 61, existe la interrogante de la funcionalidad de esta pizarra electrónica en los juegos de Industriales.

Esta máquina, donada por la compañía surcoreana, acompañó al equipo azul por un tiempo menor al que sus aficionados esperaban y es que durante la SNB número 60, la pantalla del latino no hizo acto presencial en los partidos con sede en esa instalación.

Y es que todos conocemos las deficiencias energéticas que presentó el país al punto de que la histórica pizarra del jardín central fuera la elegida durante el curso pasado, pero ¿Es realmente la situación actual del país más pésima que la de los años noventa?

Y esta pregunta surge de revisar un poco las imágenes de archivo y darnos cuenta que durante esos años se efectuaron juegos nocturnos, y si me permiten, fueron muchos estos partidos durante el llamado Período Especial. Entonces ¿Es tan imposible poner en marcha las luces y la pizarra electrónica para la temporada 61 de nuestro clásico beisbolero? Creo que no, y es que esto sumaría mucho a la espectacularidad y repercutiría en un mayor aforo del Coloso del Cerro.

Además, los juegos nocturnos deberían volver al calendario regular, ya que estos aportan un dinamismo y un interés marcado en la afición, pues en este horario es más fácil ir al estadio o sentarse a disfrutar de su equipo favorito y si son los leones, aún mejor.

Se sobrentiende que poner en marcha las luces y sobre todo la pantalla durante la SNB 60 era un gasto innecesario y pretencioso ya que no asistió público a las instalaciones, pero por el bien del espectáculo es preciso poner en marcha toda esta tecnología ya que se trata de vender nuestra pelota como lo que es o queremos que sea más bien; una de las mejores del área y del mundo.

El camino hacia la profesionalización de nuestra SNB debe empezar por estas cosas. El show es lo que quiere ver un aficionado y dudo mucho que algún visitante, fanático de la pelota quiera ir a un terreno a las 12 del mediodía en el medio del Caribe y con una pizarra bastante pasada de moda.

Quizás, un fanático del mejor equipo de Cuba lo haga, pero para alguien que nunca pisó un estadio de pelota le resultará poco atractivo ir a pasar calor y entender poco de lo que ocurre en el diamante. Recordemos que la pizarra brinda mucha información necesaria, además de otras actividades dinámicas como el famoso beso en cámara, que tan positivamente caló en los visitantes del Latino.

Además, el tema protagonista no se ha analizado, ya que para los peloteros esto sería un aliciente más que conveniente. También, desde el punto de vista de la elegancia esto otorgará un cierto prestigio a nuestra “guarida” ya que aún no se sabe si demás pizarras electrónicas, como la de los Vegueros de Pinar del Río, estarán a punto para arrancar el 23.

Todo ventajas, eso sí, un poco de esfuerzo y ganas de hacer para lograr este objetivo. Y es que, si tanto hay que pensar como país, debemos darnos cuenta que la pelota, aparte de nuestro deporte nacional, fue reconocido como Patrimonio Cultural de la Nación. Si esto, de por sí, ya esto no es suficiente para hacer brillar el Latino, y demás estadios de Cuba, no sé qué lo sea.

Por: Gianluca Hernández León