Carlos Tabares visitó a prospecto cubano en Estados Unidos

Por: Embarek Miguel El-Bah Valdés

En su historia de Instagram, Norge Carlos Vera, lanzador cubano perteneciente a los Medias Blancas de Chicago posó con el exjardinero industrialista Carlos Tabares. También, formaron parte de la foto los jóvenes William y Sandy Gaston.

El hijo del estelar pitcher santiaguero, Norge Luis Vera, presumió la reunión con otros prospectos antillanos y Carlos Tabares. El otrora jardinero central de los Industriales siempre se ha caracterizado por seguir la carrera de los jóvenes peloteros cubanos, y en esta ocasión compartió con tres prospectos llamados a formar parte de la mejor liga del mundo.

Carlos Tabares visitó al hijo de Norge Carlos Vera en Estados Unidos

Norge Carlos nacido en el 2000, con 21 años es miembro de la organización de los Chicago White Sox, con quienes firmó contrato de Ligas Menores. Según el sitio www.milb.com, en su incipiente carrera en EE.UU, el serpentinero registra en 8 juegos una victoria sin derrotas, con promedio intacto de carreras limpias en 19 innings, acumula 34 ponches y un WHIP de 0,74.

La publicación, que se hizo a través de las famosas historias de Instagram también fue compartida por William Gaston.

Willy, otro de los rostros de la instantánea, tiene 25 años y pertenece a los Toronto Blue Jays. El nacido en La Habana durante la pasada campaña ganó 3 y perdió 4 en 31 juegos. En su carrera acumula 6 triunfos y 7 descalabros en 44 apariciones, promedio de 4,96 y 85 retirados por la vía de los strikes.

DOS HABANEROS entre los seis mejores bateadores cubanos en la MLB

Por último, la otra cara joven que aparece es la de Sandy Gaston. El veinteañero pertenece a los Tampa Bays Rays y es originario de Matanzas. También pitcher, concluyó el 2021 con balance favorable de 3 triunfos y un fracaso, y promedio de efectividad de 3,60. Sumado esto a su récord histórico revela un total de 4 éxitos frente a 3 reveces en 25 actuaciones, promedio de 4,44 y 101 ponches en 77 entradas lanzadas.

Esta fue otra prueba de la cohesión que existe en el gremio beisbolero cubano, las estrellas del ayer, las futuras, y los que jugaron en MLB o no, todos levantan la misma bandera.