LOS JARDINES: El agradable «dolor de cabeza» de Guillermo Carmona

Por Owen Llanes

El equipo de Industriales a lo largo de sus casi 60 años de historia ha sido una fuente inagotable de grandes jardineros. Dentro de sus filas contó con nombres claves en esas posiciones en la selección nacional de Cuba como es el caso de los estelares Javier Méndez y Carlos Tabares.

En las últimas temporadas, debido a la inestabilidad en el rendimiento de muchas figuras destacadas y el éxodo de grandes peloteros de esa posición, la conformación de un tridente fijo en el outfield dentro de la novena azul fue todo una incógnita. También algunos atletas de ese mismo rol vieron la necesidad de probar suerte en otras provincias, tal es el caso de Javier Camero.

DOS HABANEROS entre los seis mejores bateadores cubanos en la MLB

Para la venidera Serie Nacional de Béisbol es sin dudas un gran misterio conformar los jardines azules. Con una valoración del desempeño en las últimas temporadas se presume que Alberto Calderón y Yosvani Peñalver deban ocupar dos de los tres posibles puestos fuera del diamante. Así como ser los primeros al bate aprovechando sus condiciones como zurdos y bateadores de tacto constantes.

El tercer hombre aún está por definirse, dentro de la preselección destacan nombres como Yoasán Guillén, Dayron Blanco, Ariel Hechevarría y Andrés Hernández, este último a pesar de ser jugador de cuadro por su potencia al bate sería un movimiento inteligente por parte de la directiva capitalina para que el equipo aumente su poder ofensivo. Además de ser un jugador consolidado dentro del conjunto, con la confianza absoluta del equipo y de la afición.

Yoasán Guillén Rookwoot resalta como principal candidato para ocupar la plaza. El guerrero de Centro Habana demostró año tras año su desenvolvimiento en el jardín central, cubriendo casi todo el terreno por su rapidez y desplazamiento. Prueba de esto son sus fildeos que cada temporada logran incluirse dentro de los mejores de la campaña. El bateo aparece como su punto débil debido a que no consigue ajustar su técnica y se nota desesperado a la hora de elegir los lanzamientos, lo que pudiera juegar en su contra para ser el elegido de Guillermo Carmona.

Dayron Blanco, otra de las cartas que barajar, en dependencia de su rendimiento y de cómo aproveche las oportunidades que tenga. Aunque alcanzó una excelente forma cuando jugó por los cazadores de Artemisa, al regresar a los Leones no explotó todo su potencial. Sobre la mesa parece poco probable que en un principio integre la nómina titular nadie duda de las condiciones y las ganas de jugar que siempre muestra.

¿Aroche o Torriente? La incógnita de la segunda almohadilla

Ariel Hechevarría Calvo, quien regresó a Cuba para participar en la venidera campaña sin su sueño de jugar en otras ligas de manera profesional, es un slugger de 28 años que puede hacerse cargo de uno de los jardines. Es un pelotero versátil que puede también ocupar un puesto dentro del infield. Sin embargo, el jugador todavía tiene que probarse, pues lleva cinco años fuera del circuito de Series Nacionales. El incentivo principal es la motivación y el talento que muestra.

Para fortuna de la afición capitalina, esta línea defensiva debe destacarse en la Serie y cumplir su objetivo de aportar tanto al campo como al bate. La competencia que se entabla entre estos peloteros es vital para aumentar su rendimiento individual, pues todos van a tratar de ocupar un puesto en el conjunto titular.