Yosvani Peraza sobre el supuesto tráfico de personas: «Se me caía la cara de vergüenza»

Yosvani Peraza
Yosvani Peraza aclaró el tema del tráfico de personas

Por Ransel Ramos

Los vegueros; como se le conoce al equipo de Pinar del Río, recordarán siempre a Yosvani Peraza, su estelar bateador que se destacó por sus grandes conexiones (un verdadero slugger), de los que carecemos actualmente

Sobre dos acontecimientos que influyeron negativamente en la vida del pinareño, abordó el sitio Cubalite en una entrevista realizada al jugador.

El primero de estos incidentes ocurrió cuando lo dejaron fuera del equipo que participaría en los Juegos Olímpicos, Beijing 2008. El jugador completó una gira realizada por nuestro equipo antes de dicho certamen. Lo hizo en plena forma, bateando como de costumbre pero no fue suficiente para convencer al mentor de aquel equipo, Antonio Pacheco, quien no fue capaz de darle la baja directamente del equipo, sino Juan Castro fue el encargado de hacerlo.

¨No esperaba quedarme fuera del conjunto, se decidieron por otro receptor y te digo que fue una experiencia mala, porque no me incluyeron, y buena, porque aprendí que la vida continúa y necesitas seguir adelante. Yo merecía estar en ese equipo eso sí. Creo que mi presencia hizo un poco de falta en ese equipo Cuba¨, expresó a Cubalite.

Cabe recordar que aquel año conectó 23 jonrones e impulsó 68 carreras para el plato, con un promedio de .329 para cerrar un año que el mismo catalogaría como el mejor de su vida.

El segundo momento llegó en marzo de 2015, cuando circuló por diferentes medios del país (aunque no fueron los oficiales) la noticia de que el exreceptor pinareño era acusado de tráfico de personas (específicamente de peloteros) y que podía afrontar varios años en prisión.  Esto llevo a varias acusaciones hacia el pinareño y finalmente su expulsión del beisbol cubano.

¨Sufrí bastante, se me caía la cara de vergüenza, no recibía visitas ni de mis mejores amigos, ni de mi hijo. Yo no quería hablar con nadie¨, afirma y recordó aquellas dos semanas negras que ni atinó a pelarse, ni afeitarse, parece bastante irónico que a días de ganar una Serie del Caribe llegue a tu hogar uno noticia así, un pelotero que siempre se entregó al beisbol, a su equipo, a su país.

Hoy en día se le ve al ariete de San Juan y Martínez contento en la Liga de Italia, con el anhelo de jugar en su tierra, pero con la certeza de estar haciendo lo que más le gusta: ¡jugar al beisbol!