Javier Méndez

OTRO GRAVE ERROR: Autoridades del béisbol estuvieron a punto de evitar la carrera de un estelar de Industriales

Por: Gianluca Hernández León

Pasar por la llamada pirámide deportiva en nuestro país, para muchos deportistas, es sinónimo de triunfo casi seguro. Porque si nos sentamos a analizar nuestra Isla tiene grandes deportistas y entrenadores, aunque nos quedamos un poco obsoletos en el tiempo; la verdad. Pero para uno de los peloteros más importantes del béisbol capitalino no fue necesario incursionar en las Escuelas de Iniciación Deportivas (EIDE) y seguir toda la escalera para llegar a lo más alto.

Oriundo de Santa Fe, un pueblo de pescadores; Javier Méndez es uno de los jardineros más completos que vistió el traje azul de las doce letras. En entrevista con el retirado periodista deportivo de los medios oficiales, Modesto Agüero, afirmó que en el momento que se presentó a las pruebas para la EIDE, no lo aceptaron.

Méndez confesó que después de esta decepción se decantó por la práctica del futbol, pero que esto le sirvió para afianzar su amor por el deporte de las bolas y los strikes. El que fuera campeón de bateo en 1987 no se detuvo en sus aspiraciones y gracias a su perseverancia integró el equipo de Metropolitanos en el año 1983, y luego asistió al Campeonato Mundial Juvenil en Venezuela, donde se codeó con peloteros de la categoría de Orestes Kindelán o Lázaro Vargas.

Pero la historia de superación de este espectacular jugador no se detiene ahí, ya que burló la barrera de los 2000 indiscutibles, fue mejor jardinero central de la temporada 1987, participó en 22 Series Nacionales de Beisbol y fue un regular de los equipos Cuba mientras estuvo en plena forma deportiva. Tanto fue el éxito de Javier en La Capital que, al cambiarse de Metros para Industriales, este fue colocado en la tanda como tercer madero.

El ex número 17 de La Nave Azul recuerda a Sídney 2000 como el momento más triste de su carrera ya que tenía la ilusión de ser campeón olímpico y en Barcelona y en Atlanta no estuvo en el conjunto.

Javier Méndez es un ejemplo de constancia, sacrificio y dedicación. Además demostró que no siempre las máximas autoridades de la pelota en el país tienen la razón y que los peloteros de vez en cuando le hagan saber esto es importante, porque al final ellos son los protagonistas y los que han escrito una historia llena de logros; tanto en Industriales de La Habana, como con la camiseta de las cuatro letras.

Con información de Modesto Agüero