SIN MUCHO RUIDO: El pelotero que se robó los corazones de la capital

No sé si se puede catalogar como un desfile de paradores en corto, pero después de la salida del equipo Industriales de Rayko Olivares no se ha logrado una estabilidad en esa posición. Lastimosamente una lesión en el brazo lo alejó de los terrenos de juego y frenó en seco su carrera deportiva.

Con 19 años debuta con los Leones, en la temporada 2006-2007. Fue llamado de la reserva y desde entonces no soltó la titularidad en ningún momento.

Ese año jugó 53 partidos, y en 174 veces al bate promedió .287, bateó 50 hits; de ellos tres tubeyes y dos triples, impulsó 16 anotaciones, se ponchó en 19 oportunidades y recibió 12 boletos, además de robarse una base. Estos resultados lo acreditaron como Novato del Año en Cuba, convirtiéndose en el séptimo jugador de los Leones en conseguirlo.

IMPERDIBLE: Receptor de Industriales recorrió el mundo hasta que llegó a la MLB


En 2010 resultó campeón de la Serie Nacional siendo el responsable de cuidar el campo corto. En declaraciones para el sitio de la peña Martín Dihigo explicó: “Para mí el momento más especial dentro de mi etapa con los Industriales, sin dudas fue cuando obtuvimos el titulo en el año 2010; por como transcurrió todo, esa Serie, los play-off. Fue algo espectacular como levantamos y pudimos clasificar en el juego 89 y los play-off, fue algo mágico”.

A su salida de los campeonatos cubanos había estado presente en nueve, de ellos tuvo participación en 575 juegos. Se retiró con 27 abriles luego de una lesión en el brazo con promedio de .264, ocho jonrones, 162 empujadas, 214 anotadas y diez bases robadas.

Desde entonces salió del país y no practicó más el béisbol profesional. Rayko fue un pelotero de esos que no hacían mucho ruido pero que cumplían su función dentro del diamante beisbolero. Además, cuenta en su currículum con ser uno de los protagonistas de la última hazaña de los Azules en la Serie Nacional, el título de la temporada 49.

Por: Embarek Miguel El-Bah Valdés