DE CAZADOR A LEÓN: El futuro slugger de la capital

Por estos días mucho se comenta acerca de la presentación de las nóminas de los equipos que actuarán en la venidera Serie Nacional de Béisbol (SNB) y de las nuevas figuras que participarán. En el equipo de Industriales no ha dado su listado oficial resaltan varios nombres, pero por su condición de novatos, entre los que figura el joven talento artemiseño, Donnie Boza.

El oriundo de Bauta, comenzó desde edades tempranas a practicar béisbol en su municipio, pasó por los equipos de su provincia en todas las categorías menores como inicialista y sobre la tercera base (Habana y debido a la división político-administrativa en 2011, pasa a ser Artemisa). Integró dos equipos Sub-23, intercalados por una lesión de ligamento cruzado en la muñeca, luego de quedar fuera del equipo que representaría a su provincia en la serie 59 (2019) pidió la carta de liberación para retomar al año siguiente su carrera en La Habana.

https://www.industrialesdelahabana.com/2022/01/12/equipo-ideal-de-industriales-con-jugadores-de-otras-ligas/

Su decisión de pasar a la capital estuvo impulsada por la cantidad de oportunidades que se ofrecen para jugar pelota, según expresó el jugador: «se juega bastante en la capital». Luego de varios campeonatos logró mostrar su talento y llegó a la preselección del equipo azul.

Este redactor contactó con el jugador, quien comentó: «es un orgullo representar a los Industriales, a mi municipio, a mi familia, a los profesores que contribuyeron en mi formación. Gracias a todo el que me hizo bien, es muy lindo poder estar integrando las filas del equipo y seguir luchando con entrega y mucho sacrificio para lograr el ansiado título».

LISTOS PARA LA SERIE: Industriales contará con seis novatos

El escenario está listo, pronto se reanudan las actividades en el terreno y el joven artemiseño estará esperando su oportunidad para mostrar el talento. Ese que lo catapultó a los diamantes del más alto nivel de nuestro país y poder responder tanto con el madero como con el guante.

Por Ransel Masso