A 36 AÑOS DE UNA HAZAÑA, la noche que La Habana no durmió

A partir de 1986 se marcó el inicio de las postemporadas para el béisbol capitalino, lo cual trajo una sucesión de momentos históricos que quedaron guardados en la memoria de los aficionados del deporte nacional. El debut oficial de los conocidos Play Off enfrentarían a los conjuntos de Industriales y Los Vegueros de Pinar del Río, con un formato de round robin para definir el título.

Dicho enfrentamiento dejó uno de los momentos más espectaculares e icónicos de las Series Nacionales de Béisbol. En un partido de altas y bajas donde los pinareños venían desde atrás para empatar el juego y llevarlo a extra innings, a la altura de la 12ma entrada tuvo la oportunidad en las muñecas del estelar número 40 que enfrentaba los envíos del serpentinero pinareño, Rogelio García.

YOSVANI PEÑALVER: «Respetamos a los rivales, pero vamos por el primer lugar»

¨El Toletero de Alquízar y Don Agustín Marquetti¨ pegó un cuadrangular para dejar al campo al equipo rival y darle el ansiado título a la capital tras una larga espera de 13 años; desde 1973 sin llegar a lo más alto. Aquel batazo paralizó la ciudad por varias horas y trascendió a lo más alto de las vitrinas antillanas y del mundo.

El campeonato se decidió en la noche del 19 de enero de 1986, fecha imborrable en la memoria de los miles de aficionados que, aún si haberlo vivido, sienten ese momento como uno de los más grande vivido en el mítico Estadio Latinoamericano.

Actualmente el equipo insignia de Cuba atraviesa por una de las rachas más malas de su historia; son 11 años sin obtener la corona y aunque no presenta dentro de su nómina aquellos estelares jugadores si tiene gran talento y un equipo sólido matizado por la experiencia y la juventud, será esta serie 61 la que dirá la última palabra y se decida,por qué no, con otro vuelacercas azul.

Por Ransel Masso