CLÁSICO BEISBOLERO: Industriales doblegó a los lanzadores santiagueros

El equipo de Industriales venció en la tarde de hoy nueve carreras por dos en el clásico de la pelota cubana. En un juego disputado en el Guillermón Moncada que concluyó con 22 hits entre los dos conjuntos y tres errores a la cuenta de la defensa santiaguera.

En la guarida de las avispas se le rindió merecido homenaje al fallecido lanzador santiaguero Ulfrido García antes de comenzar el encuentro, con un minuto de silencio. No obstante, el equipo azul comenzó “irrespetuoso” desde la primera entrada, pues anotó cuatro carreras e hizo abandonar el montículo al abridor Danny Betancourt, quien además, no fue bien defendido por sus compañeros.

Pedro Álvarez fue la apuesta ganadora por parte del alto mando capitalino. El espirituano salió a lanzar sin complicaciones, y ayudado por el gran trabajo defensivo de sus compañeros solo permitió una carrera en seis entradas completas, a pesar de tolerar nueve indiscutibles. Como relevista actuó Remberto Barreto, quien lanzó los últimos tres capítulos, con un hit y una carrera a su cuenta, para así anotarse su primer juego salvado en la 61Serie Nacional de Béisbol.

NO ES UN JUEGO MÁS: Fin de semana de Clásico en el béisbol cubano


El staff de lanzadores santiagueros no pudo con la ofensiva azul y desfilaron por el montículo ocho serpentineros. El único rescatable fue el diestro Jaime Pelegrín, pues en sus dos tercios de labor propinó dos ponches.  Con los maderos por Industriales destacaron Alberto Calderón, Andrés Hernández y Oscar Valdés, con par de indiscutibles en cuatro turnos al bate, incluso, este último despachó cuadrangular en solitario. 

Los Leones comenzaron impetuosos en su visita a “la tierra caliente”, mostrando su poderosa ofensiva y, quizás, una reivindicación dentro del sector defensivo. Mañana será el segundo y último juego por disputar de la subserie frente a Santiago de Cuba, y tratarán de barrer con Pavel Hernández desde la lomita, una de sus principales cartas dentro del pitcheo abridor.

Por Evelio Guerrero