Rubén Oriz y Wilson Paredes, aprovechando coyunturas y desplomes psicológicos de una tropa a la deriva con ausencias notables, la emprendieron a latigazos contra los felinos manteniendo la banca de tercera y los graderíos, sumidos en un silencio terrible

La jauría holguinera aprovecha la coyuntura y se revira en el Latino

Rubén Oriz y Wilson Paredes, aprovechando coyunturas y desplomes psicológicos de una tropa a la deriva con ausencias notables, la emprendieron a latigazos contra los felinos manteniendo la banca de tercera y los graderíos, sumidos en un silencio terrible